Onda Onda
Timón

Iniciación en el buceo

Buceo

Cursos para gobierno de embarcaciones

El buceo es una actividad muy relajante, segura, y divertida, que nos permite disfrutar y conocer la gran diversidad de fauna y flora de los fondos marinos de nuestro entorno. En la Escuela de Actividades Marítimas El Galeón queremos ofrecer a la sociedad, la oportunidad de descubrir algo que generalmente es desconocido para la mayoría de las personas como es el mundo submarino, un horizonte lleno de grandes sensaciones y misterios.

Nuestros cursos de buceo están avalados internacionalmente por la CMAS (Confederación mundial de actividades subacuáticas), desde el nivel inicial hasta otros mas avanzados.

Impartimos también especialidades subacuáticas, que son necesarias para aumentar los conocimientos y la formación de las personas que se van desarrollando como buceadores, siempre ayudándoles a afrontar con seguridad las actividades subacuáticas especiales como son el buceo en pecios, buceo nocturno, orientación subacuática...

Te animamos a que descubras y disfrutes de nuestra ilusión.

Contacta con nosotros para solicitar más información

Contactar

El buceo, un deporte increíble

Se ha demostrado que el buceo permite desconectar de muchos factores psicológicos negativos producidos por el estrés diario, o por situaciones personales, sociales, laborales e incluso sanitarias. Gracias a que la sociedad cambia, se rompen barreras y se consiguen grandes logros que rompen tabús y permiten acercar el mundo submarino a colectivos que antes era impensable.

Por ello nuestra Escuela de Actividades marítimas en Ferrol, no hemos certificado y especializado en buceo adaptado, realizando los cursos y recibiendo la formación necesaria para poder ofrecer el buceo como una vía alterativa, terapéutica y adaptada para todo el mundo atendiendo a sus necesidades psicofísicas.

Si te gusta la pesca submarina te ayudamos con los trámites para poder realizarla de forma segura y legal, pues te gestionamos los trámites necesarios tanto para poder obtener la Licencia Federativa (Seguro necesario para poder realizar actividades subacuáticas) como el Permiso de Pesca Submarina que es la licencia de pesca que expide la Xunta de Galicia y que te permite poder realizarla legalmente.

Experimentarás sensaciones increíbles

Algunas de las sensaciones que experimentarás al bucear incluyen:

  • Descubrir la sensación de respirar y sentir de la ingravidez al estar inmerso dentro del agua
  • Apreciar que los tamaños y distancias de los objetos sufren cambios aparentes y considerables por efectos de la visión.
  • Sentir como los sonidos llegan a tus oídos con una intensidad y un tono distintos de los conocidos fuera del agua.
  • Observar como los colores de los objetos se ven alterados con nuevos matices muy diferentes a los que se esta acostumbrado en superficie.

Licencia federativa

Cualquier persona que quiera practicar legalmente cualquier actividad de submarinismo, se ha de estar en posesión de el correspondiente título que le acredite como buceador en actividades de buceo con botellas y si realiza pesca submarina de la autorización expedida por la comunidad autónoma pertinente.

La licencia federativa de FEDAS es, además de un seguro de accidentes, abalado por el Consejo Superior de Deportes y una autorización reconocida por la Guardia Civil para llevar cuchillo si se es apneista y para llevar fusil submarino si se realiza la pesca submarina.

La práctica del buceo deportivo con escafandra autónoma requiere una preparación específica, pues no en vano se trata de un deporte calificado de riesgo, puesto que algunos de los accidentes potenciales pueden ser de extrema gravedad.

En la EAM EL GALEON tramitamos licencias federativas, para poder obtener la tuya solo tienes que llamarnos y te indicaremos de los pasos necesarios y de la documentación necesaria para obtenerla.

Bucea seguro y con la tranquilidad de estar cubierto ante cualquier improvisto mientras disfrutas de tu actividad.

¿Qué es el buceo?

Buceador

La práctica del buceo se remonta a tiempos lejanos, se sabe que los fenicios de la ciudad de Tiro (actualmente llamada Líbano), que extraían de un pequeño crustáceo un tinte rojo muy apreciado en la época, se sumergían en el interior de unas grandes campanas, llenas de aire, para poder respirar durante unos instantes.

Desde entonces, han sido muchos los intentos de los humanos de emular a los peces, y hoy en día, ya podemos disfrutar a modo de casi criatura marina, de gran parte de las maravillas que esconde el inmenso universo líquido que nos rodea, por que los océanos, los mares y los lagos ocupan tres cuartas partes de nuestro planeta.

El submarinismo, tal como se conoce hoy o buceo con escafandra autónoma, pudo desarrollarse gracias al aparato que inventaron en 1943 los franceses Emile Gagnan y Jacques Yves Cousteau, y que denominaron "pulmón acuático".

En la actualidad es invento se conoce como "regulador", un aparato que adapta el aire comprimido de las botellas de aire, a la presión ambiental que en esos momentos tiene el buceador y que sus pulmones pueden soportar. Con él se puede respirar bajo el agua igual que si se estuviera en la superficie.

Con el invento del regulador, el ser humano se dotó de un instrumento sumamente importante para realizar investigaciones marinas in situ o simplemente disfrutar le los paisajes submarinos en nuestros ratos libres. Desde entonces, los conocimientos sobre las criaturas marinas, de cuya biología y hábitos de vida poco se sabía, se han ido ampliando asombrosamente.

El buceo no es un deporte difícil, pero la titulación es fundamental para saber qué se debe hacer y cómo actuar en un medio que no es el nuestro.Es un deporte que requiere de una preparación específica que nos permita disfrutar los fondos marinos dentro de las máximas condiciones de seguridad.

Es una de las actividades recreativas más seguras, relajante y divertida, donde usted conocerá la gran diversidad de fauna y flora del entorno y mundo submarino en una abundancia asombrosa.

En Galicia, por ejemplo, gracias a su situación geográfica constituyen un espacio donde la vida marina alcanza su máxima expresión ya que es zona de tránsito de muchas especies marinas, zona afectada por las corrientes del golfo y cruce del Océano Atlántico y el Mar Cantábrico. En cada comunidad, hay un lugar donde merece la pena vestirse el traje y realizar una inmersión.

Hay que tener en cuenta que lugares que no parecen revestir interés en tierra firme, debajo del agua son verdaderos paraísos de fauna y flora.

El buceo es un deporte que todas las personas si pueden deberían practicar. Basta con hacerse un chequeo médico y descartar cualquier problema que impida sumergirse en el mar. Actualmente, en España hay más de 40.000 personas con la titulación necesaria para practicar este deporte tan bonito.

Bucear es positivo para luchar contra el estrés, y resulta saludable para los pulmones de los fumadores, para la circulación periférica de las mujeres, para personas con sobrepeso -es un deporte que pueden practicar sin problemas-, y para quienes sufren discapacidad física. En Estados Unidos, los médicos lo recomiendan como terapia para niños. En España hay que tener más de 12 años para obtener el título básico, pero en Galicia 18 Años y 16 años con autorización paterna.

Ver un Pez en una grieta, un pulpo en la piedra camuflado jugando al escondite, a las gorgonias mecerse en las tenues corrientes submarinas, ayuda a niños y mayores a ser más respetuosos con los océanos y su fauna y flora.

Mientras se bucea, además, se hace deporte y se disfruta la sensación de descubrir un mundo nuevo, silencioso y maravilloso: pulpos, corales, pequeños seres, grandes pelágicos, plantas, algas, medusas, peces de todo tipo, color y forma...

La primera impresión cuando uno se embute en un traje de neopreno, se coloca la máscara, la botella, el chaleco... y, sobre todo, los plomos es pensar que moverse con libertad es imposible. Esta impresión desaparece en cuanto se está sumergido en el agua.

La movilidad crece, el mundo cambia y la ingravidez es tan atractiva que se acaba uno olvidando de que lleva unos cuantos kilos de equipo encima, por que sensación de libertad que experimenta le hace sumergirse en un mundo, en el que el tiempo esta como adormecido y todo ocurre a cámara lenta.

El placer de descubrir el "mundo submarino de Cousteau" bien vale sacarse un título, enfundarse un traje de neopreno, cargar las botellas a la espalda y sumergirse.